JOSE MANUEL ABALOS

Exposiciones Individuales

Año

Exposición

1982

Galería Echeberria (San Sebastián)

1982

Sala de cultura (Zumárraga)

1982

Sala de cultura (Beasain)

1982

Galería Gaspar (Rentería)

1982

Sala de cultura (Mondragón)

1982

Sala de cultura de CAP (San Sebastián)

1982

Sala “Colchoneria San Vicente”(San Sebastián)

1983

Sala de cultura (Pamplona)

1983

Sala de cultura (Bera de Bidasoa)

1984

Galería Echeberria (San Sebastián)

1985

Galería Altxerri (San Sebastián)

1987

Galería Gaspar (Rentería)

1990

Sala del Club de Prensa Canaria (Las Palmas de Gran Canaria)

1990

Galería Altxerri (San Sebastián)

1991

Galería Gaspar (Rentería)

1992

Sala del Club de Prensa Canaria (Las Palmas de Gran Canaria)

1993

Asociación de Artistas de Guipúzcoa

1993

Galería Boreal (Pamplona)

Desde 1991 expone regularmente en San Sebastián en DELTA-ARTE


Exposiciones colectivas

Galería MUM (Bilbao)

Galería Echeberria(San Sebastián)

Galería Arte (San Sebastián)

Sala de cultura de la CAP (San Sebastián)

Taller Hatz de Grabados(San Sebastián)

ARTEDER 1982 Bilbao

GURE ARTEA 1983

Galería Gaspar (Rentería)

Pintores de San Sebastián para Wiesbaden (Alemania)

Galería Boreal (Pamplona )

Galería Echeberria XXI Aniversario

Valdepeñas – Concurso Nacional (seleccionado)

Concurso Nacional Fuerzas Armadas (seleccionado)

Feria Artexpo (New York)

Galería Biarritz (Donosti)

Galería Valenti (Barcelona)

Sala Biarritz(Donosti)

Galería Ekain (Donosti)

Batik Art. (Barcelona)

 

Obra Grafica

  • Peironcelli (Madrid)
  • Altxerri (San Sebastián)
  • El Pez (San Sebastián)
  • Olatz (San Sebastián)
  • El Huevo (San Sebastián)
  • San Pedro de Alcántara (Málaga)
  • Txapitel (Hondarribia)

Bibliografia (Críticas especializadas)

  • Norte – Express
  • La Voz de España
  • El Diario Vasco y otros diarios del País Vasco
  • Diario de Las Palmas y otros periódicos de las Islas Canarias
  • Periódicos de Pamplona
  • Diccionario de Pintores y Escultores Españoles Siglo XX
  • Espiral de las Artes y de la Cultura

BIOGRAFIA COMENTADA

Eran las muy toreras cinco en punto de la tarde (como en la elegía de García Lorca) cuando el lunes veintidós de septiembre de mil novecientos cuarenta y siete nace José Manuel Ábalos Vázquez en San Sebastián. Por los puros pelos coge el signo Virgo que está en su último día. Icónicamente este signo de tierra tan volátil y antojadizo se distingue como “El Emprendedor”. Y emprendedor en grado sumo acabará siendo José Manuel Ábalos: ora arquitecto, ora pintor, artista siempre.

Sin antecedentes artísticos familiares, José Manuel Ábalos estudia dibujo y pintura con los pintores José Camps y Sánchez Guardamino.

Asímismo, en la Asociación de Artistas recibe provechosas enseñanzas de los pintores Ascensio Martiarena y Jesús Gallego.

Práctico por naturaleza, cursa estudios de arquitectura en Madrid, acabando la carrera en 1.971. Simultáneamente realiza estudios de dibujo, pintura y escultura en la madrileña facultad de Bellas Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes, donde realiza dibujo del natural. Obtiene diversos premios locales y nacionales de dibujo y pintura juvenil. 1er. Premio en el “Certamen de Artistas Noveles de Guipúzcoa” en 1.981.

Seleccionado en varios concursos nacionales durante los años 1.981 a 1.990. A partir de 1.980 comienza su aprendizaje en las técnicas del grabado en el taller “Hatz” de San Sebastián, de Ignacio Chillida, junto a grabadores como Eduardo y Gonzalo Chillida y Andrés Ángel. Realiza planchas al aguafuerte para distintas galerías de arte del país, así como para instituciones particulares. Desde el año 1.991, expone regularmente su obra en la galería de arte Delta (San Sebastián).

Artísticamente, la biografía de José Manuel Ábalos se afirma y consolida cuando, acabados los estudios, vuelve a su Donosita natal, donde realiza una callada pero muy meditada obra sobrerrealista, prestando gran atención al dibujo y al grabado, en una línea, que, en principio, se considera próxima a ese excelentísimo grabador nunca del todo ponderado (el genio tapado por el genio) que fue Ricardo Baroja, hermano de su hermano Pío, ladrón de buena parte de su fama.

Jose Manuel Ábalos no tarda, sin embargo, en sacudirse esa influencia inicial, que seguramente le reportó importantes conocimientos y satisfacciones. Pero su talante investigador, rompedor, renovador, y su obra, maduramente juvenil, discurren por terrenos de mayor compromiso y novedad.

En la década de los ochenta, José Manuel Ábalos hace su aparición pública en los circuitos artísticos donostiarras con una muy cuidada campaña de exposiciones, cuya frecuencia habla del entusiasmo e ilusión con que se plantea su carrera ya desde el inicio.

1.982: Galería Echeverría, San Sebastián; Sala de Cultura, Zumárraga; Sala de Cultura de Beasain; Galería Gaspar, Rentaría;Sala de Cultura, Mondragón; Sala de Cultura de la CAP , San Sebastián; Sala “Colchonería San Vicente”, San Sebastián.

1.983: Sala de Cultura, Pamplona; Sala de Cultura, Bera de Bidasoa.

1.984: Galería Echeverría, San Sebastián. 1.985: Galería Altxerri, San Sebastián. 1.987: Galería Gaspar, Rentería. 1.990: Galería Altxerri, San Sebastián.

Para esta última muestra, Jose Manuel Ábalos diseña el primero de sus célebres tarjetones, al frente del cual comparece sorprendido en el estudio por la cámara atenta del fotógrafo: Alto y quebradizo (aún) como un junco, profundo el mirar, apanochado el cabello, cruzado los brazos y las zapatillas a cuadros.

En la obra de esas fechas, la luz se adentraba en el estudio por la representada ventana destacando objetos dispuestos en forma de cristales superpuestos (guiño al cubismo, esa gran revelación del siglo que tanto nos ha ayudado a ver la pintura con ojos de cristalero).

En 1.991 expone en Delta, la que habrá de ser su galería definitiva en la capital guipuzcoana, espacio que se estrena como “lugar de artistas” según reza el tarjetón que comienza a hacerse habitual entre los amigos. Siempre en esta año, expone asimismo en Gaspar, en la próxima ciudad de Rentería.

Un año después, el donostiarra repite suerte en Delta y cruza el mapa del país para recalar en el Club de Prensa Canaria, Las Palmas, donde comparece con óleos, dibujos y grabados; algo que comienza también a hacerse habitual en sus exposiones de este período.

En 1.993, José Manuel Ábalos expone en la “Asociación de Artistas de Guipúzcoa” y en Boreal, Pamplona. En 1.994, en Delta, San Sebastián, donde repite en 1.995, presentando el cuadro con parábola titulado Doce naranjas.

En 1.996, su pintura registra un importante cambio, que registra su exposición en Delta y que el pintor explica ganado por una sorpresa rayana en perplejidad: “Este año ha pasado algo. Algo que no sé qué es pero que ha llenado mis cuadros de cosas. Cosas que están tan dentro de los cuadros que no sé si son, o si están”.

Lo que pasa es que Jose Manuel Ábalos incorpora en su obra retazos de su propio estudio, iniciando una contraposición interior-exterior, paisaje-naturaleza muerta que supone una transgresión dominada por el raciocinio. El mar donostiarra se adentra en el estudio tanto como el estudio se adentra en el mar. El caballete se vuelve transparente para que el milagro del vidrio resalte el prodigio.

En 1.997, vuelve a Delta, en la que ya comienza a conocerse como su obligada comparecencia anual y en cuyo tarjetón de invitación, siempre escrito en mayúsculas y a lápiz, el pintor da cuenta de lo acaecido en ese último período.

“Este año una nueva amiga se ha metido en mis cuadros: la Geometría. El color, la luz, el dibujo… y la geometría. Mientras yo me empeño en la pintura, ella juega con el rigor. Todo empezó con un puntito de luz allí en el horizonte. Parecía el contraluz de una puerta abierta sobre el agua del mar. Y lo era. Y me dejé llevar…”

Afortunadamente, se dejó llevar, porque si algo ha de ser el artista es obediencia, humildad, ante esa lucecita que tan misteriosamente se enciende y marca el camino a seguir. Y ¡ ay de aquel que no vea la luz !.

O quién viéndola, no siga sus dictados.

El año 1.998 el pintor reafirma sus “apuntes didácticos”:

“El horizonte es el lugar donde la luz reposa. Brillos que surgen del aire luminoso… Colores que crean colores en el espacio de la pintura. Otro año pintando y disfrutando del temblor sutil que late dentro de cada cuadro”

Para entonces, la pintura se ha hecho efectivamente horizontal (de horizonte), que no solo apaisada y abunda en rasgos firmes donde la tierra adquiere un protagonismo especial y en detalles románticos como el del repetido vaso de flores declinantes.

En 1.999, el horizonte pierde parte de su especialidad remota y se acerca a la ventana del estudio, que impregna con su luz y lo anega con su misterio.

El pintor celebra dos exposiciones: Montarto, Baqueira Beret y Delta, San Sebastián.

En su última exposición, siempre en Delta, se presenta con el sella inconfundible de la casa: el tarjetón donde el pintor va pintándose en la palabra manifiesta:

“Algo parecido a un sonido acompaña la imagen del horizonte. Puede ser un ruido. O una luz. Es el rumor de la pintura. Cantos de vida que se unen al color. Color que son colores. Brillos, reflejos… Aventura para la razón. Seguirán el camino. Sentir que la ventura es el camino.

Más o menos paralelamente, el pintor expone asimismo en Montarto, dando con estas dos exposiciones por cerrado el siglo y el milenio en espera de lo que haya de depara el nuevo tiempo que se anuncia en lontananza. Picasso llegó a decir “mis pinturas son mi biografía”. También las de Ábalos, que se pinta en todas y cada una de las obras y luego se asombra de haberlas pintado. El asombro de mundo es la máxima aspiración que puede tener un artista. Un artista que nos e asombra, pinta desde la certeza. Y pintar desde la certeza es caer en la aburrición. El pintor que se asombra (como quién se asombra de estar vivo) pinta desde la extrañeza que le produce ese formar parte de una naturaleza tan cambiante como el mar, del que tan claramente dejó señalado Valery que todos los días se recomienza. Osea, se renace.

ANTONIO MARTÍNEZ CEREZO. Diccionario de artistas españoles. Septiembre 2.000

Galería DELTA-ARTE San Sebastián

  Volver